Mi aventura empezó como empiezan siempre las etapas interesantes de la vida: con un acto de rebeldía y la ayuda de la casualidad.    O tal vez debería decir el azar.                                                                                                                                                                                                 Era el momento para la amistad, para intercambiar confidencias y planear venganzas contra enemigos comunes.

Anuncios