Un cuarto, 3 personas, pink floyd y perdición.
Cada loco con su tema; estoy en una esquina rodeada de botellas de cerveza vacías y me veo en el espejo de el armario que queda justo enfrente de mí.
Me siento observada, intimidada, mareada y estresada, toco fondo.
Doy una patada al espejo y este se raja de arriba abajo.
Luego me hecho a llorar tapándome la cara con las manos para no ver a las dos estúpidas, torpes y sensibles niñas que lloran frente a mí en la puerta del armario con las manos llenas de sangre.

Anuncios